Pensé en llamar este post: “La guerra por el pisco como un reflejo de las contradicciones de la geopolítica latinoamericana”, pero decidí no asustarlos. Además, no se tratará de política, sino de pisco.

¿Qué es el pisco?

Creo q todos ustedes conocen el pisco. Es un tipo de aguardiente originario de Perú o de Chile que se hace de algunas variedades de uva.

Un dato curioso: en ruso la palabra “pisco” suena un poco mal, porque parece a la palabra “писька” (pis’ka) que significa “pipí”.

Algunos tipos de pisco chileno se almacenan en barriles especiales que le dan un color ámbar, el pisco peruano normalmente no tiene color. El pisco peruano, por regla general, contiene 42º de alcohol, y el chileno, en su mayor parte, se vende en versiones de 35º y 40º. El pisco peruano se produce en varias regiones, incluyendo la ciudad de Pisco en el departamento de Ica (sur de Perú). En Chile también existe un lugar dedicado a pisco – el pueblo Pisco Elqui en el valle de Elqui (norte de Chile).

Los expertos dicen que el pisco chileno tiene un sabor más neutro, y el peruano sabe más a fruta. No me gusta el alcohol fuerte, pero en Pisco Esquí tuve que probar el pisco chileno durante una excursión por la granja artesanal. Algo que para nada les gustó a mis amigos peruanos. No cabe duda que pisco tiene que ver con uno de los mayores conflictos comerciales de Latinoamérica, que no ayuda a las relaciones de chilenos y peruanos.

Se puede decir que el mayor insulto para cualquier peruano sería regalarle un pisco chileno.

¿Sobre qué discuten exactamente?

El conflicto tiene que ver con el concepto legislativo llamado “denominación de origen”, que sugiere que un producto o bebida, en cuyo nombre hay una indicación de una región específica, sólo puede ser elaborado por fabricantes autorizados de esta región. De la misma manera que solo el vino espumoso de la región de Champagne en Francia se puede llamar “champán”, “pisco” solo se puede llamar al aguardiente de uva producido en ciertas regiones de Perú y/o Chile.

Un libro de Pablo Lacoste sobre la origen del pisco.

Chile fue el primer país que declaró sus derechos para fabricar pisco. Sucedió en 1931. Perú legalmente aprobó esta la denominación de origen de pisco 60 años después, en 1991.

La mayoría de los historiadores reconocen que el pisco fue producido originalmente en el Perú. En particular, el nombre Pisco aparece en los mapas del país desde el siglo XVI. Sin embargo, es difícil determinar a quién pertenece la idea de hacer pisco, en primer lugar porque el aguardiente de uva se produjo en ambos países y, en segundo lugar, debido a los constantes cambios territoriales y administrativos. Tanto en Perú como en Chile hay estudios científicos detallados que prueban que el pisco, tanto como el Pisco Sour se originó en el país.

Pisco Sour es el cóctel más famoso en base de pisco. Contiene pisco, jugo de limón, jarabe de goma o azúcar blanca, clara de huevo, hielo y amargo de angostura.

Creo que la escritora chilena Isabel Allende describió muy bien la esencia del conflicto en su novela “Mi país inventado”. En el libro ella afirma que el pisco es una bebida nacional chilena, cuyo nombre “se lo usurpamos sin contemplaciones a la ciudad de Pisco, en Perú”.

¿Por qué es tan importante?

Pisco es la denominación de origen más exitosa de Latinoamérica. En otras palabras, es un producto que genera grandes ganancias. Ambos países luchan para obtener los derechos exclusivos de producción de esta bebida.

No olviden que el consumo excesivo del alcohol puede ser muy perjudicial para su salud 🙂

Como resultado, algunos países, como Israel, Cuba, Georgia, Bolivia, Ecuador, reconocen solo el pisco peruano. Esto significa que las bebidas provenientes de Chile con la etiqueta “pisco”, están prohibidas para la venta en estos países.

Otros países tales como Japón, Turquía, Australia y Nueva Zelanda, en cambio, sólo reconocen al pisco chileno.

Finalmente, existen países como Canadá, Estados Unidos, China, la Unión Europea y algunos otros que reconocen que ambos países tienen el derecho de producir pisco.

¿De donde vienen tantas emociones?

El valle de Elqui, Chile, febrero 2018

Parece que solamente es una disputa comercial entre dos países vecinos. Entonces ¿por qué los chilenos y los peruanos, que no tienen nada que ver con la producción del pisco, están dispuestos a pelear para demostrar que sus ancestros inventaron el pisco y que su pisco es el mejor?

En primer lugar, no hay que subestimar el orgullo nacional por el alcohol favorito, algo que los rusos sentimos por el vodka. El pisco, así como sus derivados: piscola (pisco con coca-cola) y el pisco sour son las bebidas favoritas de la mayoría de los peruanos y chilenos que nunca faltan en sus fiestas.

Segundo, la disputa comercial refleja las tensiones entre los dos países y la historia sangrienta de sus relaciones. Perú aún recuerda la Guerra del Pacífico que pasó a fines del siglo XIX, durante la cual el ejército chileno llegó a Lima y mató a muchos residentes locales, mientras el país perdió una gran parte de sus territorios en el sur.

Tampoco ayudan los estereotipos negativos que tienen ambas naciones. Los peruanos consideran que los chilenos son arrogantes y tienden a beneficiarse de los resultados del trabajo ajeno (el pisco aquí sería un ejemplo). Los chilenos, por el contrario, creen que los peruanos son poco educados. Siendo sincera, por diversas razones, Chile tiene malas relaciones con todos sus vecinos, aunque la mayoría de los chilenos son muy amables.

La disputa comercial entre Perú y Chile es un reflejo de las contradicciones de la confusa historia de América Latina. Todos pueden decidir por sí mismos cuál pisco peruano o chileno, le gusta más. Al final, como señaló uno de mis amigos, “el pisco hay que beberlo, y no discutir sobre su origen”.

¡Suscríbete al boletín de Rusa Latina para seguir las noticias del blog o sígueme en mi página en facebook!

“Agua ardiente” de la discordia: la disputa por el pisco
Поделиться:
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *