La Paz, capital administrativa de Bolivia

Me parece que Bolivia es el país más místico y misterioso de Sudamérica. Su capital administrativa, La Paz, impresiona no solo por su ubicación en lo alto de la montaña y la abundancia de teleféricos, sino también por la cantidad de tiendas con productos para ritos mágicos e historias espeluznantes sobre sacrificios humanos y los fantasmas.

Altura sorprendente

La altura promedio de La Paz es de 3,640 metros sobre el nivel del mar. La ciudad de El Alto, que en los últimos años se unió casi por completo con La Paz, se encuentra a una altitud de 4,150 metros. Esto le convierte a La Paz y El Alto a la capital y la metrópolis que se ubican a mayor altura de todo el mundo. La ciudad es única, pues la diferencia entre la zona más baja y la más alta es de unos 1000 metros (que puede ser representado por dos torres Ostankino – el torre de televisión más alta en Rusia – o tres torres Eiffel).

He estado en La Paz dos veces. A primera vista, esta ciudad no causa ningún tipo de escalofrío. El teleférico, que, por cierto, no es un sitio turístico, pero sí uno de los principales medios de transporte para los residentes locales, es admirable. El teleférico se parece mucho a nuestro metro de Moscú con sus muchas líneas y la posibilidad de trasladarte de un sitio a otro.

El teleférico de La Paz es el transporte urbano más cómodo y rápido.

Mercado de brujas

Bolivia es probablemente el país más místico y misterioso de Sudamérica. En el centro de La Paz hay todo un vecindario, conocido como “el Mercado de las Brujas”, donde venden una variedad de artículos para rituales y limpiezas. Además, de hierbas, polvos y los líquidos coloreados (esencias para rituales como: atraer suerte, enamorar, etc.)  también venden cadáveres secos de llamas recién nacidas y fetos de llamas, pequeños quirquinchos andinos (cuyo uso en los rituales, está prohibido) y otros animalitos. Como regla general, se requieren sacrificios para ceremonias dedicadas a Pachamama (la Madre Tierra).

Pachamama

Pachamama es una de las principales deidades femeninas en la mitología de varios pueblos que viven en Bolivia, Perú, Ecuador, en el norte de Chile y Argentina. Es la diosa de la tierra y la fertilidad. Según algunos mitos, la Pachamama es el antepasado de la humanidad. La mayoría de las veces, ella fue representada como una montaña o una serpiente subterránea; Se creía que su movimiento causaba terremotos.

Me gustaría creer que la Madre Tierra de los Aymara y los Quechua (los principales habitantes del altiplano boliviano) pide solamente los sacrificios de animales, pero, por desgracia, hay casos conocidos de sacrificios humanos. Según las historias de los residentes locales, a menudo se encuentran restos de cuerpos humanos en los cimientos de edificios antiguos, e incluso aún hay rumores de que las personas están desapareciendo de las calles.

La mercancía del Mercado de las Brujas

Dicen que los organizadores de los rituales encuentran personas que nadie buscará, usualmente vagabundos o borrachos, los invitan a fiestas con comida y alcohol, luego los entierran vivos en los cimientos del edificio. Esto se hace, aparentemente, para “bendecir” la construcción.

No es sorprendente que los residentes de La Paz desconfíen de extraños que los invitan a salir de noche y, en general, prefieren no vagar solos por las calles oscuras de la ciudad. Esto también está asociado con un gran número de leyendas sobre fantasmas que viven en diferentes partes de la ciudad. Me hablaron de una cierta señora que aparece de noche cerca de un cementerio Jardín y provoca una gran cantidad de accidentes automovilísticos. Viviendo en una ciudad tan saturada de magia y esoterismo, es muy difícil no creer en la existencia de espíritus y brujas.

Sin embargo, no todo el misticismo de La Paz causa escalofrío, también hay historias más positivas. ¡Definitivamente te contaré sobre ellos la próxima vez! Suscríbete para no perderla!

La Paz: el misticismo peligroso de la capital de Bolivia
Поделиться:
Etiquetado en:                    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *